El Sindicato de Prensa de Neuquén se solidariza con los trabajadores de prensa de Radio Nacional y repudia el accionar de la directora de la emisora en Neuquén, Dalila Pinacho, que no cesó en las pretensiones de interferir en el programa “Viento Sur” hasta lograr que la producción periodística independiente saliera del aire.

Imagen de internet Dalila Pinacho
Pinacho quiso ejercer un doble comando de producción periodística buscando imponer temáticas y pautar entrevistados en los horarios de “Viento Sur”, advirtió a los integrantes del programa que sumaría personal de su confianza a la conducción ejercida por Marcelo Pascuccio y Héctor Mauriño y no cesó en vertir opiniones despectivas respecto a la labor periodística del espacio y de propiciar una insistente y sofocante pretensión de direccionar el estilo periodístico para que que se acomodara a su peculiar visión del ejercicio de la labor noticiosa.
Pinacho recaló en la dirección de la radio pública ligada al PRO y vinculada al dirigente y funcionario quiroguista Marcelo Bermúdez, contando entre sus antecedentes laborales en medios con su ejercicio lobbista de vocera empresaria, abogada del grupo Lewis.
Producto de su peculiar ejercicio de la dirección, “Viento Sur” cesó como programa periodístico y  el equipo de productores, conductores, periodistas y locutores fueron reasignados a tareas de prensa en la emisora pública, mientras que los tres columnistas que enriquecían el espacio cesaron en sus contrataciones.

 

El Sindicato de Prensa de Neuquén acompaña a los trabajadores de prensa de Radio Nacional,  lamentamos la salida del aire del periodístico «Viento Sur» y repudiamos la publicitada intención de lograr pluralidad de voces bajo la metodología de silenciar disidencias, e imponer criterios políticos personales, ajenos a los periodísticos.

 

Sindicato de Prensa de Neuquén

mayo de 2016