El Sindicato de Prensa de Neuquén saluda a  los y las trabajadoras de prensa al cumplirse un nuevo aniversario de la sanción del Estatuto del Periodista Profesional. Hace 74 años se emitía el decreto ley 7618/44, que daba a  los y las periodistas derechos laborales, norma que fue ratificada en 1947 a través de la ley 12.908. A pesar del tiempo transcurrido, y de los muchos intentos de derogarlo, nuestro estatuto se mantiene vigente y resguardando nuestros derechos.

Emiliano Ortiz

25 de marzo de 2017.  Mañana 26 de marzo 2018 hacemos el acto a las 9.00 en Av Argentina y Periodistas Neuquinos.

Por esas extrañas coincidencias, hoy se cumplen 41 años del secuestro, asesinato y muerte del periodista Rodolfo Walsh, quien dio la vida ejerciendo su profesión durante la última y atroz dictadura cívico-eclesiástica-militar. Sus asesinos lo encontraron en la esquina de Entre Ríos y San Juan, en la Ciudad de Buenos Aires, cuando intentaba enviar por correo su Carta a la Junta Militar, la única manera que encontró de romper el cerco informativo impuesto por los genocidas. Defendía “con toda ingenuidad y firmeza, en el derecho de cualquier ciudadano a divulgar la verdad que conoce, por peligrosa que sea” y sostenía que “el periodismo es libre, o es una farsa”. Murió defendiendo la prensa libre luego de divulgar la verdad que conocía sobre la dictadura.

A cuatro décadas de la muerte de Walsh, su mensaje sigue vivo. Como periodistas y trabajadores de prensa debemos sostener estos principios, particularmente en momentos en que la concentración mediática desinforma y miente para garantizar la impunidad de sus negocios y la de sus lacayos en los gobiernos.

Hoy nos encontramos con un inmenso desafío: defender nuestros derechos laborales ante el intento de las corporaciones de avasallar los convenios y marcos normativos que regulan nuestra profesión y actividad en los medios de comunicación, y ante el avance del gobierno por reformar todas las leyes laborales para beneficiar a las patronales y perjudicar a millones de ciudadanos.

En los últimos dos años vimos como se perdían más de 3.000 puestos de trabajo en todo el país ante el cierre de medios, en particular diarios y radios comunitarias, y el achicamiento de las redacciones debido a la convergencia digital. Cada lugar perdido es una voz más silenciada, una opinión más censurada.

La persecución oficial que hoy sufren los medios públicos nacionales y provinciales, con despidos, achicamientos, amenazas de cierre y censura informativa, menoscaba el derecho a la información y la libertad de opinión de los ciudadanos para favorecer los negocios de los medios hegemónicos, que sostienen un discurso único favorable a los gobiernos a cambio de millonarias pautas oficiales; dinero que todos los argentinos y neuquinos pagamos con nuestros impuestos y que los políticos que nos gobiernan los mal utilizan garantizando la rentabilidad de los mercaderes de la palabra aliados.

En el último año vimos como muchos de nuestros y nuestras colegas fueron amenazados, censurados y hasta despedidos por hacer preguntas que incomodaron a nuestros gobernantes. Sin ir más lejos, días atrás el intendente neuquino, Horacio Quiroga, amenazó con cerrar Radio y Televisión del Neuquén (RTN) si llegara a ser gobernador con el falaz argumento de que no es una prioridad de su gestión. Aunque sí lo es garantizar altas rentabilidades a los empresarios amigos.

En estos tiempos grises que vivimos, tenemos el desafío de hacer valer nuestros convenios laborales y nuestro Estatuto del Periodista Profesional (la ley 12.908) y tenemos, también, la enorme responsabilidad de defenderlo. Porque debemos garantizar nuestra estabilidad laboral, nuestra carga horaria ( de hasta 36 horas semanales), nuestra especificidad de funciones, nuestros salarios y nuestro derecho a no ser despedidos por causas arbitrarias.

Si dejamos avanzar a los gobernantes y su reforma laboral, ganan los empresarios y perdemos los trabajadores. Sin periodistas no periodismo libre, y sin periodismo libre no hay democracia posible.

 

Flavio Ramírez, Secretario General

Sindicato de Prensa de Neuquén

25 de marzo 2018